27 abril 2006

Jueves 27 de abril de 2006
Aribert Heim, “El Carnicero de Mauthausen”
Buscan a criminal de guerra nazi en Chile



Jorge Molina Sanhueza
El tribunal de Baden Baden, Alemania, solicitó a la justicia chilena que envíe todos los antecedentes que posea, entre ellos el paradero, del criminal de guerra nazi Aribert Heim, quien podría encontrarse en el país.
De acuerdo con una alta fuente judicial consultada por La Nación, la carta rogatoria llegó el pasado 24 de abril proveniente de la Cancillería, documento que está dirigido a las autoridades competentes de la Quinta Región, donde existen varias personas con este apellido.
El tribunal de Baden Baden pide, además de la información sobre el destino de Heim, datos sobre si mantiene propiedades a su nombre o un alias, o si dejó o tiene familiares en la zona. Si bien no pudo ser confirmado oficialmente, trascendió que otra de las solicitudes sería antecedentes sobre posibles movimientos financieros en el país.
El año pasado el semanario alemán “Der Spiegel” informó que, luego que se descubriera a Heim en Paysandú, Uruguay, se verificó que su hija, Waltraud Heim, quien estudió en Chile a principios de los ’70, seguiría morando en el país.
Conocido como “Doctor Muerte” o “El Carnicero de Mauthausen”, por el nombre del campo de concentración donde torturó a miles de personas, es hasta ahora el criminal de guerra nazi más buscado desde que en 1960 fuera encontrado en Buenos Aires, Argentina, Adolf Eichmann. Este último fue secuestrado por el servicio secreto israelí, el Mossad, que dio origen al libro “La casa de la calle Garibaldi”, escrito por Isser Harel, el jefe del organismo de inteligencia. Eichmann fue juzgado en Israel y condenado a muerte.
Recuerdos de un caza nazis
Heim, nacido un 28 de junio de 1914, está prófugo de la justicia desde 1943. Su familia dijo a las autoridades alemanas que había muerto en Argentina, sumido en la pobreza, en 1993. Sin embargo, cuando intentaron cobrar una millonaria herencia no pudieron aportar un certificado de defunción que confirmara sus dichos.
De todas formas, el año pasado apareció una pista que despertó las sospechas de los investigadores europeos. Heim mantenía una cuenta en Berlín, desde la cual se hicieron transferencias de grandes sumas de dinero a España, donde habría vivido en la localidad de Rosas, en la Costa Brava, junto a una pareja de artistas que bien podrían haber sido sus testaferros. Pero escapó. Luego habría sido visto en Dinamarca, pero también huyó, tal como lo hizo en 1962 desde el balneario termal de Baden Baden, donde ejercía como un respetable médico.
En Chile los Heim se concentran en Santiago, la V, IX y X Región. Sin embargo, la mayoría de los criminales de guerra nazis que vivieron en Sudamérica lo hicieron con identidades falsas, protegidos por la red Odessa. La misma que protegió a Josef Mengele, “El Ángel de la Muerte”, en Brasil o a Klaus Barbie, “El Carnicero de Lyon”, en Bolivia, donde dirigió un grupo narcomilitar conocido como “Los Novios de la Muerte”. Un ejemplo también es el propio Eichmann, que vivía en Argentina bajo el nombre de Ricardo Klement, o el mismo Walther Rauf en Chile.
Este diario intentó obtener información de Heim con su nombre real a través de fuentes de Interpol y el Registro Civil, pero ni él ni su hija registran residencia en Chile.
En 2005 el centro Simon Wiesenthal, fallecido caza nazis, implementó la Operación Última Oportunidad, con la cual se pretendía capturar a Heim, pero hasta ahora no ha dado resultado. Wiesenthal, de profesión ingeniero, lo recordó hasta el pasado 20 de septiembre, cuando murió. Su presidio durante la Segunda Guerra Mundial fue precisamente el campo de concentración de Mauthausen.
El exhorto enviado desde Alemania, luego de salir de la oficina de cuentas en la Corte Suprema, pasará a la fiscalía, desde donde será enviado al tribunal competente de la Quinta Región. En éste se realizarán las diligencias pertinentes y será devuelto al máximo tribunal y de allí a las autoridades alemanas.

2 comentarios:

Johny Shats Sitton dijo...

Interesante Jorge, estos tipos tienen una especial habilidad, por cierto auspiciados por sus redes de apoyo, de escapar o pasarlo menos mal de lo que se merecen. Es cosa de ver a Himmler que logró tomar cianuro antes de ser procesado en Nuremberg, los jefes Ustachi que vivieron felices en Argentina y hasta nuestro propio producto de Exportación el Tatita Augusto.

Ojalá lo agarren, pero sin los metodos del Mossad que se pasa la justicia internacional por el aro, por decirlo finamente.

manoelich dijo...

Hola
q bueno q actualizaste tu blog. Siempre te leo
Cristian